Guatemala |
01/08/2018

El Lenguaje no sexista: Ileana Alamilla

El próximo 8 de agosto, fecha en la que CERIGUA, arriba a 35 años de existencia, será también la fecha de nuestro cierre definitivo; durante estos días publicaremos además de nuestro servicio diario, temas especiales, así como textos y pensamientos de Ileana Alamilla, directora de esta agencia, quien nos dejó físicamente el 18 de enero de 2018.

El Lenguaje no sexista

El lenguaje es parte de la ideología, construye imaginarios, representa el pensamiento, por lo que, su uso es decisivo en la exclusión que se practica a través de la palabra escrita o hablada que es la forma de comunicación entre las personas y constituye una articulación de códigos para nombrar la realidad, señaló Ileana Alamilla, directora de CERIGUA, en su ponencia “Nosotras también existimos”, dirigida al II Encuentro Mesoamericano de Estudios de Género y Feminismos, Ciudad de Guatemala, 4, 5, y 6 de mayo de 2011.

La periodista valoró los avances que han tenido las comunicaciones en las últimas décadas, particularmente en las ramas de las ciencias y el conocimiento; sin embargo también han significado ensanchar las brechas de la desigualdad, aumentar la concentración de la propiedad de los medios y la centralización de las distintas formas de comunicación en grupos transnacionales, con lo cual se favorece la imposición de modelos de existencia ajenos a las realidades locales, indicó.

Alamilla agregó que también el idioma se ha ido acomodando, aunque no lo que se requiere para alcanzar la equidad y la democracia; el lenguaje, además de ser el instrumento fundamental de la comunicación, es un vehículo eficaz para la transmisión de la cultura, para el reconocimiento de derechos y para innovar o reproducir modelos.

Sin embargo, en esa realidad y en este momento no existen las mujeres pues cuando se hace referencia a ellas, la forma ni es la adecuada ni la idónea, se les nombra con un sexo que no es el propio y, si se continúa con la práctica de denominar en masculino al sexo femenino, seguiremos fomentando, tolerando y aceptando la inexistencia de nuestra identidad como mujeres.

Asimismo destacó que en la enseñanza tradicional se ha argumentado que “lo masculino contiene a lo femenino” por lo que si hay dos personas y uno es hombre, el artículo, el adjetivo y demás formas gramaticales, van en masculino, concepción retrógrada que busca que las mujeres mantengan su anonimato y la subordinación hacia los hombres.

Ignorar la existencia de las mujeres en las representaciones gráficas del idioma constituye no sólo propiciar en el imaginario social la continuidad de la exclusión, sino que genera un efecto devastador en las propias mujeres quienes no se encuentran en lo que se habla y en lo que se lee; ésta también es una violación a sus derechos humanos, especialmente a su derecho a la existencia como uno de los sexos, anotó.

La directora de CERIGUA recordó que en periodismo y en publicidad, lo que no se ve o no se nombra no existe; esa ha sido una consigna exitosa en el mundo de los medios; los medios de información son canales privilegiados para transmitir la ideología dominante reproductora del sistema en su conjunto; en el cumplimiento de este rol, el uso del lenguaje constituye un elemento sustancial.

La perspectiva de género, por otro lado, es una forma de ver la realidad y de buscar su transformación para instalar el equilibrio en las oportunidades y acceso al conocimiento, a los distintos satisfactores que permitan realizaciones para todas y todos.

Finalmente, Alamilla insistió en que hay otras formas de relacionarnos y de vivir con dignidad, y que desde la prensa se puede incidir en los imaginarios y avanzar para cambiar; hay que hacer evidente y explícito que ¡Las mujeres también existimos!
Fin Cerigua
Ld-Ld

Última modificación: 1 de agosto de 2018 a las 20:58
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.
Noticias sobre fechas y eventos especiales
17 Ago
Reporte noticioso centroamericano de la Red Voces Nuestras en la que CERIGUA participa.