Guatemala |
19/01/2018

Ileana Alamilla se ha ido, debemos ahora continuar su legado

Ileana Alamilla, nuestra directora, líder y mentora se ha ido; se ha adelantado en el viaje a la eternidad dejándonos un cúmulo de sueños por cumplir, de metas por alcanzar, de retos por enfrentar, en medio de una situación de país difícil.

Ileana fue directora y fundadora del Centro de Reportes Informativos sobre Guatemala, que surgió un 8 de agosto de 1983, dio cobertura al proceso de negociación entre la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), el ejército y el gobierno de Guatemala, durante diez años.

alt_text

Desde la salida a luz de CERIGUA, estuvo convencida de que la tarea principal era dar la voz a las mayorías, a los sectores marginados y excluidos, a campesinos, indígenas, mujeres, jóvenes, niños y niñas y que había que dar a conocer lo que acontecía en los departamentos, no la nota roja, el parte bomberil o las calamidades.

Fue así que al regresar a Guatemala, en 1995, inició la creación de una Oficina Permanente de Atención a la Sociedad Civil, con el propósito de apoyar a dirigentes sociales en el aspecto comunicacional; En 1998, luego de la elaboración de varios estudios sobre la presencia de la información departamental en los medios y percatarse de lo poco que se decía en la prensa de “la otra Guatemala”, impulsó la construcción de una Red de Corresponsales Departamentales.

alt_text

Entre 2002 y 2012 orientó al equipo de CERIGUA el monitoreo de violencia contra la mujer, estudio que permitió concluir que “humanizar la noticia es fundamental para que la población tome conciencia y actúe”, además de la elaboración de un manual de lenguaje no sexista para periodistas.

Su acercamiento con la prensa departamental y su capacidad de análisis la llevaron a construir un Observatorio de los Periodistas, dirigido principalmente a los comunicadores departamentales, que desempeñan su labor informativa con alto nivel de riesgo.

alt_text

Años antes ya había visualizado el peligro que representaba para la prensa departamental que los escenarios de agresión a periodistas, que ya se vivían en México, se trasladaran a Guatemala, ante el crecimiento de la narcoactividad; poco fue escuchada su voz en aquel momento y la cauda de comunicadores asesinados fue creciendo: desde el 2000 a la fecha 38 trabajadores de la información han sido asesinados.

Fiel a su pensamiento y a su vínculo con los más vulnerables, desde finales de 2011 luchó por construir un Programa de Protección a Periodistas, pero los gobiernos de turno únicamente han manifestado “voluntad política”, sin que se concrete.

Este miércoles, unas horas antes de su fallecimiento, escribió su última columna para Prensa Libre, en la que decía al respecto: “…este año que ha comenzado se vislumbra retador para el cumplimiento de estos propósitos; los discursos tanto del presidente de la República como del novel presidente del Congreso, pronunciados el pasado domingo, muestran un alto y nada casual nivel de coincidencia”.

“Parecieran atrincherados de manera conjunta frente a los avances que ha tenido el país en la lucha contra la corrupción y la impunidad; se perfila, por lo tanto, un año con altos niveles de confrontación social y política, haciéndose indispensable que los medios y los periodistas asumamos con entereza nuestra responsabilidad de contribuir a que el país avance, sin repliegues, en la senda de la lucha por la justicia, pero que al mismo tiempo no seamos los atizafuegos que quemen los lazos que deben tejerse para buscar acuerdos entre todos, superando las calificaciones de demonios y ángeles que ahora prevalecen de manera incremental”.

alt_text

Durante la velación de su cuerpo, en una capilla vecina también era velado un coronel del ejército; la muerte nos lleva a todos al mismo lado, pero en vida Ileana sobresalió por aglutinar a los distintos sectores sociales, sin importar su posición ideológica, sino el interés por aportar a la democracia; hace unos años motivó la unidad de escuelas y facultades de comunicación de las universidades; favoreció las coincidencias entre organizaciones diversas de periodistas, locutores, cronistas deportivos y asociaciones departamentales.

A este acto político en que se convirtió su despedida final, convergieron diversos sectores sociales y políticos; le hicieron valla militantes de izquierda, a la que perteneció en los años 80, funcionarios de gobierno, lideresas indígenas y sindicales, representantes del poder económico, periodistas departamentales, académicos, defensoras y defensores de derechos humanos; sólo Ileana podía aglutinar a todas estas fuerzas sociales.

alt_text

El mejor homenaje que podemos hacerle es continuar luchando por sus sueños, por alcanzar las metas que nos había trazado, por mantener vivo su legado; levantar su estandarte será difícil, pero lo haremos juntos, tal como ella hubiera querido.
Fin Cerigua
Ld-Ld

Última modificación: 19 de enero de 2018 a las 17:36