Guatemala |
09/06/2018

La tragedia sobrepasó la capacidad de monitoreo técnico: URL

La tragedia registrada el domingo pasado, luego de las erupciones del Volcán de Fuego, sobrepasó la capacidad de monitoreo técnico, siendo complicada la predicción de los efectos negativos, subraya un estudio elaborado por diversas entidades especializadas pertenecientes a la Universidad Rafael Landivar (URL).

Hasta las 12 horas del domingo 3 de junio el equipo de monitoreo no había dimensionado la amenaza: siempre existirá un grado de impredecibilidad de los eventos naturales, independientemente del equipo técnico e instrumental de monitoreo, subraya.

El estudio fue elaborado por el Instituto de Investigación y Proyección sobre Ciencia y Tecnología; el Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad; la Unidad de Información Estratégica para la Investigación y Proyección y la Vicerrectoría de Investigación y Proyección de la Universidad Rafael Landívar.

El documento analiza las causas estructurales y coyunturales que propiciaron los efectos lamentables ocasionados por la erupción del volcán, que ha dejado hasta el momento 110 muertos, 57 heridos, más de 1 millón 700 mil afectados y 182 damnificados, según los últimos datos proporcionados por la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED).

La URL señala que, debido a que la población está asentada en un territorio de riesgo, caracterizado por las altas amenazas volcánicas, es necesario contar con un sistema de alerta temprana en correcto funcionamiento.

Sin embargo, debe tomarse en cuenta que siempre existirá un grado de incertidumbre, independientemente de los equipos que se dispongan; en la erupción del 3 de junio los equipos técnicos de Instituto de Sismología Vulcanología Meteorología e Hidrología (INSIVUMEH) estimaban que el flujo piroclástico afectaría las comunidades ubicadas en el oeste del cono volcánico, por lo que recomendaron evacuar la comunidad Sangre de Cristo.

Cuando el flujo piroclástico llegó al puente del río Las Lajas se acumuló a tal grado que, cual efecto de dique de contención, ocasionó un cambió de rumbo para dirigirse hacia la comunidad El Rodeo; el desarrollo de los acontecimientos del evento natural sobrepasó la capacidad técnica de monitoreo, lo que muestra lo impredecible de los eventos naturales, indica el estudio.

Previsiones y recomendaciones

Las entidades especializadas de la URL advierten que, debido a la época lluviosa y a la cantidad de material volcánico en la zona, pueden presentarse inusuales crecidas e inundaciones; entre los sitios que pueden ser afectados con lahares son la región oeste, suroeste y sureste del Volcán de Fuego; especialmente los ríos intermitentes en los que puede presentarse este tipo de emergencias son aquellos conocidos como Barranca Honda, Las Lajas y El Jute, y en términos generales la parte baja de la cuenca del río Guacalate.

La URL recomienda a los ciudadanos, mantenerse alejados del área de influencia de la erupción volcánica, como sea posible; atender y apoyar las medidas definidas por CONRED e instituciones de rescate; informarse por la radio u otro medio de comunicación formal respecto a la actividad volcánica y crecidas de ríos; apoyar a los centros de acopio con lo solicitado por las autoridades correspondientes.

Si se transita por los sitios de influencia del Volcán, contar con información de sitios con altos niveles de seguridad a donde ir en caso de emergencia, además de tener preparado elementos básicos para atender emergencias, tales como un botiquín, reservas de alimentos, agua y lámpara de mano.

Asimismo, sugirieron a las instituciones públicas vinculadas con la reducción de desastres, continuar e incrementar los procesos de información y prevención, pertinentes en los sitios definidos por estudios técnicos con los que se cuenta; poner a disposición de toda la población la formación técnica sobre amenazas naturales; establecer y fortalecer los sistema de alerta temprana y, especialmente, los controles en el nivel de caudales de las quebradas y ríos más afectados con la erupción.

Implementar sistemas de control y manejo de material volcánico en los cauces naturales de ríos y quebradas afectadas; fortalecer significativamente las políticas sistémicas de gestión del riesgo a desastres, especialmente las vinculadas a educación, prevención y establecimiento de sistemas de alerta temprana, así como los procesos permanentes de mejora continua para la atención y recuperación ante emergencias, y finalmente, desarrollar y fortalecer las políticas de ordenamiento territorial de acuerdo a criterios de gestión de riesgo a desastres, concluye la investigación.
Fin Cerigua
Ld-Ld

Última modificación: 9 de junio de 2018 a las 23:42