Guatemala |
06/06/2018

OACNUDH pide a Estados Unidos NO separar a familias migrantes

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas (OACNUDH) pidió a Estados Unidos finalizar su política de separar a las familias migrantes que ingresan de forma irregular por su frontera sur y dejar de criminalizar acciones que deberían considerarse como una falta administrativa: el ingreso o estadía ilegal en su territorio.

El organismo mostró su preocupación por la reciente política de “tolerancia cero” aplicada por EE.UU a lo largo de su frontera sur, lo que ha provocado que las personas capturadas por entrar de manera “ilegal” al país sean enjuiciados penalmente y separados de sus hijos, incluidos de los más pequeños.

La práctica de separar familias equivale a una injerencia arbitraria e ilegal en la vida familiar y es una grave violación de los derechos del niño, aseguró la portavoz de la oficina, Ramina Shadasani.

Declaró que los primeros casos de separaciones familiares se reportaron en octubre, pero esto comenzó en enero de 2017 cuando el presidente Donald Trump proclamó dos órdenes ejecutivas sobre migración; la separación de los niños es consecuencia directa de esa decisión.

La portavoz aseguró que si bien los derechos de los niños son muy apreciados en Estados Unidos, es el único país del mundo que no ha ratificado la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, por lo cual alentó al país a adherirse a la Convención y respetar plenamente los derechos de todos los niños.

Los niños nunca deberían ser detenidos por razones relacionadas con su propio estado migratorio o el de sus padres; la detención nunca va en el mejor interés del niño y siempre constituye una violación a sus derechos, aseguró.

Información recibida por la oficina del Alto Comisionado refiere que cientos de niños han sido separados de sus familias desde octubre pasado; esta práctica se aplica tanto a los solicitantes de asilo como a otros migrantes en situaciones de vulnerabilidad.

La mayoría de las personas que llegan a EE.UU. huyen de Guatemala, Honduras y El Salvador, en muchos casos debido a la inseguridad y la violencia desenfrenada, así como por violaciones a otros derechos como la salud, la educación y la vivienda.

Llamamos a las autoridades de Estados Unidos a que adopten alternativas no privativas de la libertad que permitan a los niños permanecer con sus familias, y satisfacer los mejores intereses del niño, su derecho a la libertad y su derecho a la vida familiar, concluyó la portavoz.
Fin Cerigua
Hc/Ld-Ld

Última modificación: 6 de junio de 2018 a las 17:41