Guatemala |
06/12/2017

OMES presentó informe sobre violencia policial contra trabajadoras sexuales

Hostigamientos, violencia psicológica, física y verbal, retenciones arbitrarias, extorsiones, acoso sexual e inclusive violaciones, es parte de la forma de actuar de elementos de la Policía Nacional Civil (PNC) en contra de trabajadoras sexuales, denunció la Organización de Mujeres en Superación (OMES).

La organización presentó este miércoles un informe sobre la violencia policial en contra de las trabajadoras sexuales el cual se basa en las entrevistas realizadas a 403 mujeres de Petén, Guatemala, Quetzaltenango y Retalhuleu; el documento forma parte de un estudio regional realizado en 13 países de América Latina y el Caribe.

El informe detalla que 3 de cada 10 trabajadoras sexuales reconocieron que los agentes les exigieron el pago de un soborno, mientras que 4 de cada 10 dijeron que los policías les solicitaron pagos con servicios sexuales; asimismo, 1 de cada 5 aseguraron que miembros de las fuerzas de seguridad las obligaron a tener relaciones para no realizar una denuncia en su contra.

Adriana Castillo, coordinadora general de la Red de Mujeres Trabajadoras de Latinoamérica y el Caribe (REDTRASEX), dijo que un 74 por ciento de las mujeres entrevistadas reconoció que durante los operativos los agentes ejercieron violencia verbal en su contra al utilizar términos peyorativos e improperios para referirse a su trabajo sexual.

Castillo señaló que un 21.8 por ciento de las consultadas indicaron que durante los allanamientos no fueron registradas por mujeres policías sino por hombres, lo cual se constituye como un abuso; mientras que un 27 por ciento denunció que durante los operativos las autoridades retuvieron hasta por 12 horas sus documentos de identificación.

Criticó además que los funcionarios constantemente vulneran su derecho al trabajo al no reconocer el trabajo sexual como una profesión y demeritar sus actividades remuneradas, al decir que son víctimas de trata o de prostitución, cuando las mujeres ejercen esta profesión de forma consciente y por decisión propia.

Decidimos ser mujeres trabajadoras sexuales y así queremos que nos llamen, con autonomía propia, con autodeterminación y con una reivindicación política diaria, condiciones laboras dignas para ejerce el trabajo sexual; que se elimine la discriminación hacia las mujeres que ejercemos el trabajo sexual y que se acaben las detenciones arbitrarias con falsas argumentaciones, declaró Castillo.

La coordinadora de REDTRASEX aseguró que las trabajadoras sexuales migrantes son encuentran más vulnerables a sufrir violaciones a sus derechos debido a la falta de regulación y leyes que permitan realizar el trabajo sexual libremente.

Indicó que 4 de cada 10 trabajadoras sexuales que se encuentran en Guatemala son migrantes y éstas sufren abuso sexual por parte de agentes de la policía; las mujeres migrantes transitan por Guatemala con el objetivo de llegar a Estados Unidos, pero durante su estancia por el país se dedican al trabajo sexual.

Una mujer guatemalteca entrevistada para la realización del informe indicó que a una de sus compañeras la violó un agente de la PNC, por lo que al siguiente día de cometerse el delito acudieron a la comisaría para denunciar el hecho, identificando al agente responsable de la violación; sin embargo, cuando las llamaron nuevamente para declarar, ambas desistieron de continuar con el proceso por temor a represalias, debido a que la policía tenía sus nombres, dirección y demás datos personales.
Fin Cerigua
Hc/Ld-Ld

Última modificación: 9 de diciembre de 2017 a las 10:12
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.
Noticias sobre fechas y eventos especiales
13 Dic
Reporte noticioso centroamericano de la Red Voces Nuestras en la que CERIGUA participa.