Guatemala |
29/10/2016

Pavel Centeno, un académico de armas tomar

El ex ministro de Finanzas Públicas durante el gobierno de Otto Pérez Molina, entre enero de 2012 y octubre de 2013, Pavel Centeno, un prestigioso economista y académico guatemalteco, se suicidó este viernes luego de herir gravemente a un fiscal del Ministerio Público y un agente de la Policía Nacional que intentaban realizar un allanamiento legal en la residencia donde se encontraba.

Centeno, a diferencia de otros miembros del Gabinete de Pérez Molina, que junto a él y la ex vicepresidenta, Roxana Baldetti se encuentran en prisión por distintos casos de corrupción, no tenía orden de captura y no era por él que se conducía la diligencia judicial; en el operativo se buscaba capturar a Ronald Giovanni García Navarijo, gerente general del Banco de los Trabajadores (BANTRAB), quien junto a otros directivos integraron una estructura que se asoció para saquear el patrimonio de esa entidad.

En conferencia de prensa, la Fiscal General, Thelma Aldana, aclaró que en el Condado El Naranjo, residenciales Encinos, en las casas 7 y 8, se buscaba a García Navarijo, no a Centeno; sin embargo fue él quien salió violentamente, disparó a las autoridades y luego se quitó la vida.

Según investigaciones periodísticas, Pavel Centeno era un académico con el que los políticos y empresarios querían trabajar; era un prestigioso y reconocido economista guatemalteco, que se desempeñó en la academia, para después convertirse en creador del plan económico y financiero en los gobiernos de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y Partido Patriota (PP).

Su relación con la política y su ingreso a la función pública, dieron a conocer su carácter y su manera de relacionarse con las personas; cuando Centeno era el ministro de Finanzas, su temperamento colérico resaltó al confrontarse con sus compañeros funcionarios, como cuando el ex Superintendente de Administración Tributaria, Miguel Gutiérrez, señalaba que no podrían cumplir con las metas de recaudación tributaria, o en las citaciones de fiscalización con diputados, las reuniones solían subir de tono.

En una ocasión durante una citación con la diputada de Encuentro por Guatemala, Nineth Montenegro, a Centeno se le vio furioso y retador con la congresista porque le pedía que dijera quiénes conformaban las mafias incrustadas en las aduanas, ya que esa era la denuncia que hacía para justificar el plan de intervención de aduanas del Gobierno del PP.

Ex funcionarios y personas que lo conocieron, aseguran que era una persona retadora y confrontativa, razón por la cual diputados y ex servidores públicos le llamaban: “Gallito inglés”; Centeno siempre estaba armado, lo cual algunos de sus conocidos no saben explicar con claridad, porque a su criterio fue siempre un profesional regido por la academia; su padre fue víctima de la violencia generada por el ejército durante el conflicto armado interno.

Centeno había sido Presidente del Directorio de la SAT; Director de la Junta Monetaria y Director de la Junta Directiva de Banrural, al tiempo que integró varias Juntas Directivas, como la del Fondo Nacional para la Paz; la del Fondo Guatemalteco para la Vivienda y la de la Corporación Financiera Nacional, entre otros cargos. Fin Cerigua Ld-Ld

Última modificación: 29 de octubre de 2016 a las 13:28