Guatemala |
01/04/2016

Preocupa curso que ha llevado nuevo juico contra Ríos Montt

Organizaciones internacionales manifestaron su preocupación por el curso que ha llevado el nuevo juicio en contra del ex jefe de facto Efraín Ríos Montt y el ex director de inteligencia Militar José Mauricio Rodríguez Sánchez, el cual se celebra en un tribunal de alto impacto sin la presencia de público ni la prensa, únicamente con observadores internacionales y partes involucradas.

El debate por genocidio y delitos contra la humanidad inició el miércoles 16 de marzo, tras casi dos años de retraso, en el Tribunal de Alto Riesgo B, en el que Ríos Montt enfrenta un proceso especial, después de que una serie de evaluaciones médicas determinaran que padece demencia senil y no puede afrontar un juicio ordinario.

La sala ordenó que el proceso se desarrollara sin la presencia de medios de comunicación ni público y que ambos acusados enfrentarán el mismo juicio, aunque su situación era distinta; las organizaciones argumentaron que, según el ordenamiento jurídico guatemalteco, Ríos Montt y Rodríguez Sánchez debían ser juzgados de manera distinta.

Existe un recurso en contra de la decisión del tribunal, el cual no ha sido resuelto y las audiencias continúan desarrollándose a puerta cerrada; la publicidad del juicio es un mecanismo establecido no solo para que se conozca la verdad de lo ocurrido, sino también para que los ciudadanos y la comunidad internacional puedan fiscalizar la forma en que se desarrolla el proceso y la actuación de las partes, declaró Jo-Marie Burt, asesora de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericano (WOLA) y observadora internacional del juicio.

Burt dijo que prohibir el ingreso del público y de la prensa, limita la posibilidad de que Guatemala y el mundo conozcan lo que ocurre, la forma en que se desarrolla el proceso para juzgar y sancionar estas graves violaciones a los derechos humanos.

Leonor Arteaga, oficial del Programa de la Fundación para el Debido Proceso (DPLF) dijo que es preocupante que el debate haya iniciado sin haberse resuelto la recusación contra la jueza Irma Jeannette Valdés, presidenta del tribunal, quien fue promovida por la defensa de Ríos Montt, pues la decisión sobre el recurso podría generar nuevamente la anulación del proceso.

Los dos militares en situación de retiro son acusados por la Fiscalía de los delitos de genocidio y deberes contra la humanidad, por el asesinato de 1 mil 771 pobladores de la etnia ixil durante el Conflicto Armado Interno.

El primero juicio por este caso se celebró en 2013 y el 10 de mayo de ese año un tribunal condenó a Ríos Montt a 80 años de prisión, mientras que Rodríguez Sánchez fue absuelto; la condena fue revocada diez días después por la Corte de Constitucionalidad (CC) por supuestos errores durante el proceso.
Fin Cerigua
Hc/Ld-Ld

Última modificación: 1 de abril de 2016 a las 17:38