Alta Verapaz |
07/12/2015

Quema del Diablo, una tradición que debe tornarse ecológica

Cada 7 de diciembre se celebra en Guatemala la “Quema del Diablo”, tradición en la que los guatemaltecos acostumbran quemar objetos viejos y piñatas con la figura del ser maligno descrito en la biblia cristiana, como señal de purificación; sin embargo, la población de Cobán en Alta Verapaz ha dado a esta tradición un nuevo sentido ecológico y de unión.

Desde hace 15 años, el Grupo Iluminación impulsó una actividad paralela a la de incendiar “chamucos” durante esta fecha, la cual consiste en iluminar las gradas de la Iglesia de El Calvario en Cobán, con cientos de velas coloridas y mensajes positivos.

Ángel Martín Tax, creador de la inactiva, dijo que con ésta se busca que los vecinos de Cobán se abstengan de contaminar el ambiente y compartan en la actividad que cada año aglutina a cientos de personas de las Verapaces.

Tax aseguró que la tradición ha conglomerado a pobladores de los municipios de San Juan Chamelco, San Pedro Carchá, San Cristóbal Verapaz, Tactic, Tucurú, personas de la capital e inclusive extranjeros que se sienten atraídos por el encendido de las velas.

La actividad ha tenido resultados positivos, según el organizador, pues el pasado año más del 90 por ciento de la población de Cobán evitaron quemar basura u otros objetos en la vía pública; añadió que en Tactic y San Cristóbal Verapaz, también han tratado de replicar la encendida de velas, pero no han tenido el mismo éxito.

Aunque la celebración se realizaba únicamente el 7 de diciembre, pero se expandió a la Noche Buena y Noche Vieja con mensajes que llaman a la paz y el cese de la violencia en el municipio y toda Guatemala.

Tax invitó a los vecinos de Cobán a convivir en esta celebración que inicia aproximadamente a las 17:00 horas y pidió a las personas interesas a donar velas para esta tradición, las cuales pueden entregar en el Centro Naturista La Esfinge, ubicado en la 3ª calle 6-35 de la zona 1 de Cobán.
Fin Cerigua
Hc/Ld-Ld

Última modificación: 7 de diciembre de 2015 a las 17:48