Guatemala |
31/10/2016

Universitarios juiciosos: Ileana Alamilla

El panel “Riesgos para los periodistas en el triángulo norte”, realizado esta semana en el marco del III Congreso Centroamericano de Comunicación, se constituyó en un torbellino de aire fresco para sus participantes, señaló Ileana Alamilla en su columna “Universitarios juiciosos”, publicada en Prensa Libre.

Al evento, realizado en las instalaciones de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas”, en San Salvador, asistieron los presidentes de las Asociaciones de Periodistas de los tres países mencionados, por invitación de Internews, una entidad que trabaja en la región sobre el tema.

El moderador de la mesa advirtió que el abordaje no buscaba desestimularlos en su afán de formación de esta profesión; la columnista, una de las participantes, garantizó que las intervenciones no serían para ese propósito, ni para infundir temor, sino que para compartir escenarios en los que se trabaja en estos tres países, una región rica en multiculturalidad, en recursos naturales indispensables para el mundo, con una tradición de lucha, con indicadores macroeconómicos que contrastan con la pobreza, la exclusión, la desigualad y con diversidad de hechos delictivos que nos tienen ubicados entre los que encabeza esas desgracias a nivel latinoamericano.

Alamilla propuso, como un primer gran reto, reivindicar esta profesión que es una ciencia y un arte, que requiere vocación, talento y espíritu de servicio, y especialmente demanda ser ejercida con ética y responsabilidad.

Con frecuencia se escuchan críticas en Guatemala y en El Salvador, sobre la forma en que algunos periodistas reportan casos, atropellando la dignidad de las personas e incluso se argumentó que, en ocasiones, se señala a todo el gremio por estas actitudes que han provocado una animadversión en contra de la prensa, o de algún medio en particular.

Al respecto, Alamilla se preguntó ¿cómo se puede hacer un trabajo profesional que lo que busca sea acercar una parte de la realidad a los usuarios de la información, si vivimos inmersos en riesgos que atentan contra la vida, lo más sagrado del ser humano?

El llamado “triángulo norte”, calificativo con una connotación peyorativa que nos estigmatiza y que ha marcado la división de Centroamérica, es, en apreciación del dirigente gremial de El Salvador, una región “bajo el fuego de la inseguridad”, similar a la de los años 80 cuando estábamos en guerra, con la diferencia que entonces las partes en conflicto estaban identificadas y hoy diversificadas.

En el evento se coincidió que se tiene mucho en común entre los países; se cuenta con voluntad, experiencia y propuesta, en tanto los jóvenes demandaron iniciativas regionales para atender los riesgos.

El espacio de encuentro, reflexión y diálogo entre actores sociales de los procesos comunicacionales en Centroamérica, abarcó aspectos de actualidad; no podía ser de otra manera, era para jóvenes que viven intensamente en el mundo de las comunicaciones y se debaten entre realidades que no se corresponden con esos avances tecnológicos.

Alamilla concluye en que el Congreso fue prolijo; se atrevió a colocar aspectos sobre la violencia y el narcotráfico, análisis del discurso sobre las pandillas a través de los comentarios de lectores, la función de los memes en la opinión pública, los medios de comunicación: cajas de resonancia de los mecanismos del terror; consumo cultura de las nuevas tecnologías por los jóvenes y muchos más de suma importancia y actualidad; todos los temas fueron enriquecedores, aprovechados por los privilegiados con acceso al conocimiento.
Fin Cerigua
Ld-Ld

Última modificación: 31 de octubre de 2016 a las 17:23